Ayrton Senna, la vida de una leyenda: Debut en la Fórmula 1

Por Javier Prieto.

 

Capítulo VII

 

Con la brillante consecución del título de la Fórmula 3 británica, había llegado el momento anhelado por Ayrton Senna. Después de muchos sacrificios personales, y una infancia y juventud dedicadas al motor, obtuvo la recompensa. El sueño de aquel niño que con cuatro años manejaba un kart fabricado por su padre, se había hecho realidad. A finales de 1983 la Fórmula 1 llamaba a su puerta, rendida ante un joven prodigio que había demostrado un gran talento en infinidad de carreras durante tres largos años en el Reino Unido.

Williams, McLaren, Brabham y Toleman se interesaron por él, quien probó los monoplazas de esas escuderías. Sin embargo, en los dos primeros equipos no existían asientos libres puesto que los pilotos titulares ya estaban confirmados para la temporada de 1984. La tercera opción, Brabham, se esfumó cuando el compatriota de Senna y bicampeón del mundo, Nelson Piquet, quien le vetó en favor de Roberto Moreno. Así las cosas, el único destino posible pasaba por la relativamente nueva formación Toleman.

Debutó en el Gran Premio de Brasil 1984 disputado el 25 de marzo en el Autódromo de Jacarepaguá (Río de Janeiro) donde el público nacional le aclamó como el nuevo ídolo. Es curioso, pero Nelson Piquet estrenaba en el circuito de su ciudad la segunda corona alcanzada unos meses antes, y a pesar de ello, el protagonismo se lo llevó el debutante de Sao Paulo.   

En la segunda cita del año, celebrada el 7 de abril, el Gran Premio de Sudáfrica, Ayrton Senna anotó su primer punto en la máxima categoría, al terminar sexto en el Autódromo de Kyalami. No obstante, acabó la prueba exhausto después de luchar con la dirección -muy dura- del Toleman TG 183B. Acostumbrado a carreras de apenas 30 minutos en la Fórmula 3, su cuerpo no estaba preparado para ese esfuerzo.

Consciente de la debilidad, se puso en contacto con el profesor Nuno Cobra para que se encargara de la preparación física. Senna, sin darse cuenta, había abierto el camino en una faceta desconocida hasta entonces para los pilotos del Gran Circo: el entrenamiento de su propio cuerpo como medio para mejorar el rendimiento en el asfalto.

El mayor éxito llegaría en la sexta cita del calendario, el Gran Premio de Mónaco. Bajo una lluvia torrencial firmó un mítico 27 de mayo en las inundadas calles del Principado una de las mejores actuaciones de la historia de la Fórmula 1. Arrancó décimo tercero y tras una remontada épica con el Toleman TG184, finalizó segundo. No obstante se sintió muy decepcionado puesto que la carrera se suspendió en la vuelta 31 cuando tenía en el punto de mira (distancia de 7 segundos) al líder, Alain Prost. De hecho, en los instantes anteriores le había recortado cuatro segundos por vuelta. No obstante, el paddock se quedó asombrado con el debutante sudamericano. El mismísimo James Hunt, durante la retransmisión del evento en directo, habló de que ese chico tenía madera de ganador.

Durante el resto del Campeonato se subió dos veces más al podio, en el Gran Premio de Gran Bretaña (3º) y en el Gran Premio de Portugal (3º). Y lo más importante al margen de los resultados, demostró su potencial. Ya no era una promesa, sino una realidad. Terminó el año noveno en el Campeonato de Pilotos tras sumar 13 puntos.

 

Fuente: https://bit.ly/2FXAdBo

 

1985: Lotus, primeras poles y victorias

Senna decidió abandonar Toleman para seguir mejorando en sus aspiraciones. Firmó un contrato por tres años con Lotus. En aquella época la escudería fundada en 1954 por Colin Chapman no había saboreado el champán desde el Gran Premio de Austria de 1982 ni un Título Mundial desde 1978.

A pesar de ello, la combinación del piloto estrella del momento podía reverdecer los viejos del equipo laureles, como así fue. La determinación, talento y fe en sí mismo de un joven con 24 años devolvieron al equipo de Ketteringham Hall (sede de la formación) al puesto que por tradición debían ocupar. Así, los éxitos no tardaron en llegar.

En la segunda participación con el 97T, el Gran Premio de Portugal de 1985, Ayrton estrenó su palmarés en la Fórmula 1. Logró la primera pole, victoria y vuelta rápida en el asfalto de Estoril gracias a otra lección magistral del nuevo ‘rain master’ o señor de la lluvia.  Por detrás de él, un naufragio, donde los adversarios se ahogaban entre un mar de charcos.

Completó el año con otro triunfo en Spa-Francorchamps (Bélgica), cinco podios más en Austria (2º), Holanda (3º), Italia (3º), y Europa (2º), y siete pole positions (Portugal, San Marino, Mónaco, Estados Unidos, Italia, Europa y Australia). Finalizó el cuarto de la clasificación de pilotos con 38 puntos, a pesar de sufrir siete abandonos.

 

1986: Segundo año en Lotus

Después de las dos primeras carreras de 1986, segundo en Brasil y vencedor en España, Ayrton Senna se situó primero en la general del Mundial. Pero fue un espejismo porque la escasa fiabilidad del Lotus 98T, especialmente durante la segunda parte del certamen, le impidió brillar.

Al menos marcó ocho pole positions en Brasil, España, San Marino, Estados Unidos, Francia, Hungría, Portugal y México, demostrando ser el piloto más rápido a una vuelta.

Además se subió al podio en ocho ocasiones en Brasil (2º), Mónaco (3º), Bélgica (2º), Alemania (2º), Hungría (2º) y México (3º), incluyendo dos triunfos en España (1º) y Estados Unidos (1º). De nuevo concluyó en cuarta posición con 55 puntos. Ya nadie dudaba de que su lugar estaba en lo más alto del podio, pero no tenía un auto para pelear por ese objetivo.

 

1987: Inferioridad de Lotus

Lotus firmó un acuerdo para montar los motores Honda que un año antes, 1986, habían convertido a Williams en Campeón del Mundo de Constructores. Se trataba de una buena noticia para las aspiraciones del brasileño, obsesionado con obtener la corona de la máxima categoría.

Sin embargo, esa asociación anglo-japonesa en el Lotus 99T no fue lo fértil que se esperaba, lastrados por el diseño. Tras la marcha del patrocinador principal, John Player Special, las dificultades económicas de la escuadra impidieron el desarrollo de un coche ganador. Ayrton Senna conquistó una pole position (Italia), dos victorias en los trazados urbanos de Mónaco y Detroit (Estados Unidos) y otros seis podios más en San Marino (2º), Gran Bretaña (3º), Alemania (3º), Hungría (2º) Italia (2º) y Japón (2º). Sin embargo, comprendió que los coches de Sir Frank Williams y su mecánica japonesa, eran imbatibles. Concluyó tercero en el Mundial de Pilotos con 57 unidades.

Frustrado por la superioridad británica, anunció que había llegado a un acuerdo con Ron Dennis para manejar los autos de Woking a partir de la próxima temporada, 1988.

 

1991 British Grand Prix.
Silverstone, Great Britain. 14 July 1991.
Nigel Mansell, Williams FW14-Renault, 1st position, gives Ayrton Senna, McLaren MP4/6-Honda, 4th position, a lift back to the pits, action.
World Copyright: LAT Photographic
Ref: 35mm transparency 91GBR11

 

Fuente: YouTube. https://youtu.be/uwSs36oWIC0

 

 

Leer capítulos anteriores:

Capítulo I: Ayrton Senna, la vida de una leyenda

Capítulo II: Ayrton Senna, la vida de una leyenda: Primer Kart

Capítulo III: Ayrton Senna, la vida de una leyenda: El Karting oficial

Capítulo IV: Ayrton Senna, la vida de una leyenda: Campeón de Karting

Capítulo V: Ayrton Senna, la vida de una leyenda: El Mundial de Karting

Capítulo VI: Ayrton Senna, la vida de una leyenda: La Fórmula Ford británica

468

MotorSports360

Inscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias que harán correr tu adrenalina.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This