Los circuitos legendarios de la Fórmula 1. Parte III: Spa

Considerado como uno de los autódromos más bellos del mundo, Spa-Francorchamps está situado en el bosque de Las Ardenas, en la provincia belga de Lieja. El circuito,que albergó la quinta carrera en la historia de la máxima categoría, el Gran Premio de Bélgica de 1950, nació a principios del Siglo XX. Algunos de sus sectores, como Eau Rouge, forman parte de las secciones míticas del Motorsport. Está considerado un autódromo de alta velocidad y muy técnico. La combinación de largas rectas, curvas rápidas y constantes desniveles ponen a prueba el valor de los pilotos, así como el rendimiento de los monoplazas. Precisamente esas dificultades lo convierten en uno de los preferidos por los protagonistas -y sus seguidores- en la Fórmula 1.

Su asfalto ha sido testigo de actuaciones épicas de campeones como Jim Clark, Juan Manuel Fangio o Ayrton Senna. Sin embargo, por encima de todos ellos está la figura de Michael Schumacher y su récord de seis triunfos. Tradición, emoción y pasión automovilísticas en estado puro se dan cita en uno de los trazados clásicos y ‘sagrados’ del Mundial que se resisten al paso del tiempo.Así lo demuestra el hecho de que desde 1985 siempre ha sido la sede de esta carrera y ha acogido cincuenta y tres de las sesenta y seis ediciones disputadas en aquel país europeo.

 

La idea de un periodista

Aprovechando el amor que se vivía en la región por el motor, en 1920 un periodista y un miembro del Real Automóvil Club de Bélgica crearon un circuito. Discurriría por el triángulo que formaban las carreteraslocales entre las poblaciones de Malmedy, Stavelot y Francorchamps. Tan solo dos años después nació ungigante con 14.120 metros de longitud, aunque en principio solo competían motocicletas. Sin embargo, el 28de junio de 1925 acogió la primera carrera de coches, el Gran Premio de Bélgica, también llamado III Gran Prix de Europa. El ganador fue el italiano Antonio Ascari al volante de un Alfa Romeo P2.

Un cuarto de siglo más tarde, el 18 de junio de 1950, Spa dio la bienvenida a la temporada de estreno del Mundial.El ganador de la quinta carrera del calendario fue el argentino Juan Manuel Fangio con un Alfa Romeo 158 ‘Alfetta’. Curiosamente el hijo de Antonio Ascari, Alberto, tomó el testigo de su padre y descorchó el champán en 1952 y 1953. Vienticinco años después (1978) con el objetivo de aumentar su seguridad, la extensión de Spa se redujo a la mitad. Actualmente posee 7.004 metros-el más largo del Gran Circo- con 19 curvas, 9 a derechas y 10 a izquierdas.

 

Eau Rouge, la curva más famosa

De todas sus variantes, Eau Rouge-Radillon, es la más famosa y difícil del circuito, y posiblemente, también detoda la Fórmula 1. Asomarse a la pendiente (descendiente)que la precede es como hacerlo a un precipicio. Produce vértigo. Se trata de una montaña rusa a cuyo primer giro aizquierdas se llega a ¡300 km/h! El fondo plano de los bólidos rozan con el suelo produciendo chispas.

El cuerpo del piloto se comprime dentro del cockpit por la fuerza generada por la velocidad. Después, un brusco cambio de dirección a derechas da paso a una terrorífica subida con un grado de inclinación del 17%. La ascensión, donde los pilotos parecen escalar una pared, culmina en otro rapidísimo viraje a izquierdas sin visibilidad.

En ese punto, donde solo unos pocos valientes mantienenel acelerador a fondo, Ayrton Senna decía que solía hablar con Dios. El tricampeón brasileño es el segundo piloto con más victorias en Spa, cinco, cuatro de ellas seguidas. Un ‘viaje’ de apenas 6 segundos que parecen eternos y del que Prost explicó que “distingue a los hombres de los niños”.

La cara oscura de Eau Rouge habla de la multitud de accidentes que se han registrado en ella, demostrando el desafío que constituye. Hoy recordamos los sufridos en 1999 por el Campeón del Mundo de 1997, el canadiense Jacques Villeneuve, y su compañero de equipo y debutante brasileño Ricardo Zonta. Los dos BAR 001 quedaron destrozados aunque los pilotos salieron ilesos.

 

Schumacher, el Káiser de Spa

Para Michael Schumacher Spa siempre fue un circuito que le trajo muy buenos recuerdos y uno de sus favoritos. Allídebutó en la máxima categoría un 25 agosto de 1991, al volante de un Jordan 191. Tan solo un año más tarde, el 30 de agosto de 1992, ganó la primera carrera en la especialidad con un Bennetton 192.

Además, en el autódromo de Las Ardenas conquistó su séptimo -quinto consecutivo- y último Título Mundial de Fórmula 1. Lo consiguió en 2004 manejando un Ferrari F2004. El palmarés del ‘Barón Rojo’ en el autódromobelga que consideraba su segunda ‘casa’, se completa con el récord imbatido de seis triunfos en las ediciones de1992, 1995, 1996, 1997, 2001 y 2002.

 

Grandes adelantamientos y terribles accidentes

Desde 1925, Spa ha sido escenario de grandes adelantamientos. Pero ninguno resultó tan espectacular como el de Mika Hakkinen (McLaren MP4/15) sobre Michael Schumacher (Ferrari F1-2000) y Ricardo Zonta(BAR 002) en el año 2000. Tras una persecución de varias vueltas, y a falta de solo cuatro, el finlandés superó simultáneamente al alemán y al brasileño con una acción inolvidable. Para muchos expertos y seguidores, estamos ante el mejor rebase de todos los tiempos. Vean el vídeo y opinen.

Otra de las grandes maniobras lleva el nombre de Juan Pablo Montoya. En 2004, el colombiano (BMW-Williams FW26) superó en un lugar (casi) imposible y sin apenas espacio al Ferrari F2004 del Káiser en una de las zonas más complicadas conocida como Bus Stop o Parada del Autobús.

La complicada configuración, la gran velocidad y las condiciones climatológicas imprevisibles y variables en Spa, han dado lugar a infinidad de accidentes. Uno de los más espectaculares y dramáticos tuvo lugar en el Gran Premio de Bélgica de 1998. Trece monoplazas colisionaron en la peor salida de todos los tiempos.

En esa misma edición, Schumacher (Ferrari F300) se chocó con David Coulthard (McLaren MP4/13), quien circulaba demasiado despacio a causa de la intensa lluvia y la escasa visibilidad. Tras el accidente el alemán muy enfadado por lo sucedido se dirigió al box del escocés para pedirle explicaciones…o algo más. Afortunadamente, los mecánicos evitaron el ‘encontronazo’ entre ambosrivales.

Así es el Circuito de Spa, levanta pasiones tan fuertes que en ocasiones resultan incontrolables.

Foto cortesía Nathanael Majoros vía Wikimedia. 

Otras notas del mismo autor que podrían interesarte:

Los circuitos legendarios de la Fórmula 1. Parte II: Mónaco

 

 

468

MotorSports360

Inscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias que harán correr tu adrenalina.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This