La pista para llegar a ser un gran piloto

Hay muchas facetas y miles de caminos, así como diferentes metas

Por Michel Jourdain 

En el mundo, lo más normal es que los niños quieren llegar a ser campeones de Fórmula 1, pero hay pilotos que quieren ser campeones de Rallies, ir al Rally Dakar, ganar las 500 millas de Indianápolis, ser campeones de NASCAR o las 24 Horas de Le Mans.

Es muy difícil encontrar que haya dos pilotos que hayan llegado a la cima en alguna de las categorías arriba mencionadas con exactamente el mismo camino en las categorías “Junior”.

Si la mayoría de los que llegaron a Fórmula 1, empezaron a una muy temprana edad en los Go Karts, pero hasta en épocas recientes tienes pilotos como Takuma Sato (piloto de Honda de F1 en la década pasada y ganador de las 500 millas de Indianápolis este año), que empezó directo en coches y si no mal recuerdo como a los 19 años.

Como en cualquier disciplina, hay miles y si no es que millones de niños y cada vez más niñas, que quisieran llegar a ser campeones y hay cientos con la habilidad para hacerlo, pero hay muy pocos con las ganas y todavía menos con la disposición a sacrificar todos los días de su vida todo lo que se necesita para llegar a ser el mejor.

A mi punto de vista, si tienes la habilidad, no hay ningún secreto para llegar a ser de los mejores en cualquier disciplina y hasta la misma habilidad se puede desarrollar trabajando, entrenando más que todos los demás.

He tenido la suerte de haber participado en categorías muy importantes a nivel mundial y he visto de cerca trabajar a grandes campeones y también me tocó participar con pilotos con gran habilidad, pero les faltaban una o varias de las siguientes: ganas, disciplina, dirección, fuerza mental, confianza.

También he tenido la oportunidad de aprender de otros atletas que llegaron a ser los mejores del mundo en su disciplina como Walter Payton, que por muchos sigue siendo el mejor corredor de la NFL de todos los tiempos. Walter era dueño del equipo con el que participé en las temporadas de 1997, 98 y 99 en la IndyCar. Leí y vi muchos videos sobre él, cuando todos los demás jugadores descansaban, Walter trabajaba para ser más rápido y más fuerte, era conocido porque se iba a un cerro y subía el cerro arrastrando llantas, en el campo de juego, Walter era imparable, siempre trabajó para no dejar de mejorar. También era el más disciplinado en su equipo (los Osos de Chicago), era un gran líder y un gran ejemplo para todo el mundo; su apodo sigue siendo Sweetness, y hay un premio en la NFL que lleva su nombre, se le da al “Mejor Hombre del  Año”  al que haya sido uno de los más importantes participantes en el Super Bowl.

 

Un piloto al igual que cualquier otra disciplina, tiene que estar dispuesto a trabajar en todos los aspectos (físico, mental, trabajo de equipo, con patrocinadores), más que todos los demás, y con todo y eso es muy difícil llegar, pues a diferencia de la mayoría de los otros deportes, dependemos de una máquina donde a veces aunque seas mejor que los demás, puede no ser lo suficiente.

 

 

 

 

 

 

 

468

MotorSports360

Inscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias que harán correr tu adrenalina.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This